No nos vamos a andar ni con eufemismos ni con medias palabras: reclamamos nuestro derecho a ser feos y no avergonzarnos por ello. Asumimos nuestra fealdad con toda la dignidad de la que somos capaces de mostrar en público.

Afeados por las circunstancias que nunca nos permitieron elaborar nuestra fealdad, decidimos, los feos, quienes forman esta compañía, mostrarnos tal cual somos. La fealdad regirá el destino de esta compañía teatral que nace con vocación de fracaso. No nos asusta la derrota porque la fealdad ha curtido nuestra piel y nuestra defensa emocional y es por ello que nuestros proyectos solo contemplarán la consecución de un objetivo primordial: exorcizar el mal que la belleza y la pulcritud nos han inoculado. Estamos dispuestos al combate.

Nadie habla aquí de encontrar la belleza en la fealdad, hemos dicho que no nos andaremos con eufemismos, sino de encontrar la fealdad en la fealdad, hallar aquello que no puede ser rescatado desde el sentimiento paternalista que lanza la hermosura de la media aritmética.

Los que forman esta compañía han escuchado en algún momento sentencias tales como “es mono”, “es peculiar”, “es diferente” cuando en realidad oían “es feo”, “es feo” y “es feo”. Nuestros espectáculos no serán monos, ni peculiares ni diferentes, serán feos y nada más que feos y todo aquello diferente a la fealdad que provoquen deberá contar en el haber de los espectadores y no el nuestro.

Declinamos toda responsabilidad si nuestras historias y personajes provocan otra cosa que no sea la sensación de contemplar la fealdad. Deseamos compartir nuestra fealdad. Deseamos extender la fealdad. Somos una compañía fea para espectadores guapos porque para nosotros todos los espectadores son guapos y, por tanto, susceptibles de ser mutados en su naturaleza bella.

Es feo y nació en Algeciras. Algeciras es una de las ciudades más feas de Europa y quizá esto influyó en su propia fealdad. Cursó estudios de Interpretación y Dirección de Escena en la Escuela Superior de Arte Dramático de Málaga, ciudad donde también desarrolló toda una justificación a su propia fealdad que con el tiempo se plasmaría en su obra dramática. Como dramaturgo ha obtenido algunos reconocimientos hermosos tales como el premio Miguel Romero Esteo o el accésit Marqués de Bradomín y como director ha tenido la suerte de trabajar con compañías tan guapas como Remiendo Teatro o Tenemos gato. Imparte clases feas de literatura dramática para alumnos inteligentes en la ESAD de Málaga. El encuentro con los otros feos que participan en esta compañía ha sido uno de los momentos más bizarros de su vida.

Considerado democráticamente como el menos feo de la compañía, Antonio Ramos Leiva nació en Málaga. En esta misma ciudad cursó los estudios de Interpretación en la Escuela Superior de Arte Dramático. Se llevaba bien con Antonio Romero pero no tan bien con Juan Alberto Salvatierra. Puede que el ser considerado el menos feo de la compañía tenga que ver con el hecho de que Antonio Ramos Leiva viajara a Italia y se especializara en Commedia dell’Arte con profesores tan guapos como Antonio Fava. Fundamental para él fue ingresar como actor feo en la hermosa compañía granadina de Laví e Bel con la que ha obtenido bonitos premios a nivel colectivo e incluso a nivel individual, habiendo sido distinguido como el actor revelación para quienes otorgan los premios de Teatro Musical.

Fernando nació en Baza en 1975. Es iluminador de espectáculos y regidor de escena. Profesional de las artes escénicas desde 1999, es miembro de Remiendo Teatro desde su fundación en 2000. Ha participado en todos sus proyectos como diseñador y técnico de iluminación y en la coordinación técnica de los mismos. Ha colaborado con diversas compañías de teatro y danza y con grupos de pop-rock. Actualmente, compagina la iluminación con la escritura dramática y la docencia de Dramaturgia e historia del teatro en la Escuela de Teatro Remiendo y realiza un Grado en Historia del Arte en la UNED. Comenzó su carrera profesional en Granada en 1998. Ha trabajado con multitud de compañías, como Remiendo Teatro, La Maquiné, Titiritrán o Da.Te Danza, además de cantantes como David DeMaría o Rosa.